Rescantando a su familia al estilo 'GTA'. Y el juego sirvió de buen ejemplo...


gta42.jpgEn vuestras desquiciadas y sangrientas cabecitas, ¿cabía la opción de que una noticia relacionada con la saga ‘GTA’, alabase a la franquicia y que fuera, en general, positiva? En la mía desde luego y por desgracia, no. Son demasiados los palos que injustamente se ha llevado la histórica franquicia, como para seguir creyendo en el milagro. Claro que si Mulder creía en los Ovnis y en que su hermana seguía viva, esto también podía pasar.

Situémonos, es 27 de Agosto, una familia típicamente americana, los Norris (y no son familia del tito Chuck) se dirigen a Diamond, en Illinois, a visitar a unos parientes. En el coche familiar viajan cinco, es un Grand Cherokee así que la bandera de las barras y las estrellas protege la ruta. O eso pensaban ellos.

En un descuido el coche patina, se choca contra una valla, da cuatro vueltas de campana y acaba destrozado, boca abajo, en el arcén. El padre y la madre pierden el conocimiento, los dos hermanos pequeños están magullados y no se mueven, tan sólo está consciente la pequeña Audrey, de once años. El destino parece presentarse de manera trágica… pero no, resulta que Audrey ha pasado horas y horas junto a Nico Bellic, y eso, amigos míos, te proporciona unos cuantos ases en la manga.

La pequeña consigue salir, y sin dudarlo un instante se dedica a extraer a sus familiares. No puede dejarlos allí dentro por que, como bien sabe gracias a las horas que ha pasado delante de ‘GTA IV’, los coches boca abajo empiezan a arder al poco y acaban explotando.

Efectivamente, todo salió bien y los Norris siguen a día de hoy su camino a Diamond. Lo curioso del tema fueron las declaraciones de la propia madre, agradecida al valor y al esfuerzo de su hija.

“Ella simplemente sabía que, gracias a jugar a ‘Grand Theft Auto’, cuando un coche se da la vuelta, puede explotar. Sabía que podía pasarnos a nosotros y nos sacó.”

Vale, vale. No os disparéis, podría tratarse simplemente de que la niña es valiente y que no quería que sus padres murieran. Evidentemente cualquiera de nosotros también hubiese corrido a ayudar a sus familiares, eso es de cajón. Pero no deja de ser curiosa la justificación de la madre.

Y es que aunque se trata de una noticia curiosa que rompe la monotonía de noticias, no está mal ver, de vez en cuando, una cara que por desgracia no estamos acostumbrados a ver en el mundo de los juegos.

‘Grand Theft Auto’ dando lecciones valiosas a una pequeña niña de once años. Por supuesto que sólo pasa en América, pero… da que pensar. ¿Qué opinará Jack Thompson del acto?

Algo me dice que en lugar de alabar a la pequeña, la tacharán de loca por haberse arriesgado a correr semejante peligro por su cuenta, sin esperar a que las autoridades competentes llegasen al lugar del accidente.

Que divertida hubiese sido la noticia si en lugar del desgraciado accidente, los pobres Norris, hubiesen sido víctimas de una emboscada por parte de una banda mafiosa organizada… y Audrey, rifle en mano, consigue salvar la situación… qué de cosas se aprenden con el juego adecuado, ¿verdad Roman?.

Vía | Kotaku