'Castle Crashers', análisis


analisiscastlecx360.jpg

Me siento delante de mi consola y no se con exactitud que título ponerme a jugar. Me pongo con el ‘Mass Effect’ a ver si, después de todo este tiempo, consigue engancharme. Sigue sin hacerlo. ‘GTA IV’ me duró menos de lo deseado, el online tuvo su gracia cuatro días, pero ahí se ha quedado también. Quizás un ‘Call of Duty 4’ consiga animarme, pero, ¿otra vez voy a recurrir a él?

Cómo es lógico éstos son mis ejemplos, pero seguro que cada uno de vosotros tiene los suyos propios. No me malinterpretéis, no pretendo convertirme en ese intelectual gafapasta que muerde la mano que le da de comer. Ni muchísimo menos. Quizás la crisis sea mía y no del sector. Un problema de saturación. Deberé de dejar que pase un tiempo y entonces volveré a encontrar esa chispa que me enganchó tal y cómo lo consiguieron ‘Bioshock’ o ‘Portal’.

Pero entonces me animo a descargar ése título del Live del que todas las páginas hablan. Lo pruebo y me engancha, me vuelvo a enamorar de un videojuego, de su simpleza y su efectividad. Justo lo que necesitaba para darme cuenta de que el problema no es mío, que aún hay juegos que valen la pena pagar, aunque sus desarrolladores no le pongan un nueve tal y como hace Molyneux. Si estáis cansados de hype y gráficos de infarto, no desesperéis, siempre nos quedará el género arcade. Bienvenidos al análisis de ‘Castle Crashers’.

No comments: